Efímeras – Las ferias comerciales, las escenografías teatrales, televisivas y cinematográficas, las instalaciones artísticas, los eventos y celebraciones, las museografías, etc.

Who wants to live forever? (¿Quién quiere vivir para siempre?) Freddy Mercury lanzaba al aire esta pregunta en el año 1986 acompañando con su potente voz a los acordes eléctricos de las guitarras de Queen. La respuesta estaba clara. Incluso los inmortales, especialmente los sensatos, reniegan de su condición de perpetuidad. La vida es fugaz y su carácter temporal hace que cada momento sea único, irrecuperable e irrepetible. La vida transcurre veloz, los días se consumen con cada atardecer. Incluso las estrellas, en todos los rincones del universo, tienen una fecha de término y finalmente se apagan. Sin embargo, mientras, y pese a su longevidad de carácter cósmico, irradian luz intensa conscientes también de su existencia finita. A la llamada ‘arquitectura efímera’ le ocurre lo mismo. Se trata de construcciones que conocen su fecha de desmontaje desde el momento de su nacimiento. Con estas condiciones de partida, cualquier instalación efímera está dispuesta a brillar y vivir intensamente, siendo consciente de que cada segundo de vida cuenta.

El Máster en Arquitectura Efímera de Instituto 42 recoge todas las pulsiones que se han repetido a través de la historia de la arquitectura en relación a las instalaciones efímeras y el interés que despiertan tanto en sus diseñadores como en el público al que van dirigidas. Y es que las construcciones efímeras han estado presentes a lo largo de toda la historia de la arquitectura. Ya en los tiempos romanos se diseñaban y montaban escenografías de carácter teatral y lúdico para acompañar a diversas celebraciones. Más tarde en el Renacimiento y, especialmente en el Barroco, las escenografías e intervenciones efímeras tomaron un papel muy importante en representaciones de diversa índole, fomentando la teatralidad, ornamentación y la pompa propias de los edificios más representativos de la época. Con las exposiciones universales del siglo XIX las construcciones efímeras adquirieron una nueva dimensión, el Crystal Palace de Joseph Paxton para la Exposición Universal de Londres de 1851 o la Torre Eiffel de Gustave Eiffel para la de París de 1889, son un claro ejemplo de ello. Tal fue su éxito que algunas de ellas, como es el caso de la archiconocida torre parisina, terminaron superando su condición de temporalidad y permanecieron en el tiempo hasta convertirse en el símbolo de todo un país.

En la actualidad, las intervenciones efímeras han sabido ganarse un hueco a través de su creatividad en otros campos de actuación multiplicando así sus vidas. Las ferias comerciales, las escenografías teatrales, televisivas y cinematográficas, las instalaciones artísticas, los eventos y celebraciones, las museografías, etc. son solo algunos ejemplos de la nueva y prometedora dimensión que están adquiriendo y que generan un nuevo campo de desarrollo profesional para creativos talentosos. Y es que, pese a su condición fugaz y a tener la certeza de terminar siendo desmontadas, algunas de estas construcciones, son tan maravillosas que han sabido encontrar otra forma de permanecer en el tiempo y ser eternas: asentarse en nuestros recuerdos para siempre. En Instituto 42 -Murcia te daremos las estrategias y herramientas para poner en marcha tu creatividad y diseñar escenografías e instalaciones tan efímeras como inolvidables. Como concluye Freddy Mercury en esa misma canción “Forever is our today” (para siempre es nuestro presente), o lo que es lo mismo: nuestro momento es ahora. Ven a conocernos.

👉🏼http://www.instituto42.com/👈🏼
📸 https://www.instagram.com/instituto42/

✍🏼 Helia de San Nicolás  miembro del equipo de Instituto 42.

Fotografía de Miguel Angel Cabrera

Más información

¿Quieres más información?

Rellena el siguiente formulario y te responderemos lo antes posible.

MAS INFORMACIÓN
HombreMujer
Edad
Estudios

He leido y acepto el Aviso Legal